Estoy Buscando…

post

Celebración cultural ,  “Saludo Emprendedor a las Fiestas Patrias”

Celebración cultural , “Saludo Emprendedor a las Fiestas Patrias”

LA INDEPENDENCIA Y LA BATALLA
CUERPO Y ALMA DE LA SOBERANÍA

 

Un 15 de Septiembre de 1821, se marca el proceso inicial de la Independencia de Nicaragua y cumplirá sus 196 años. Un 14 de Septiembre de 1856, se libra la heroica Batalla de San Jacinto y se celebrarán sus 161 años. En ambas efemérides, la danza de las letras hizo gloriosas coreografías sobre las páginas de nuestra Historia. La Independencia y la Batalla conforman en ella, el Cuerpo y Alma de la Soberanía Nacional. Misma Soberanía que fue interpretada e ilusionada por los redactores del Acta de Independencia, el Prócer, Presbítero y Doctor Nicaragüense, de origen indígena, Tomás Ruíz Romero y el jurisconsulto nacional, Miguel Jerónimo Larreynaga y Silva.

¿Qué factores europeos sirvieron de motivación para el proceso de nuestra Independencia? Primero, el ejemplo emancipador de las Colonias Británicas en el norte, luego, la Ilustración Francesa que traía consigo nuevos ideales de libertad, igualdad y fraternidad, además, el fuerte control y carga de impuestos por la Corona Española a sus Colonias y sobre todo, el debilitamiento progresivo de su obsoleto mandato monárquico. Estos factores externos, hicieron unidad en la idea y acción en la palabra, permitiendo alcanzar a nivel centroamericano, las dignas ambiciones libertarias, dando apertura como sujetos de derecho, al génesis formador de la Identidad Nacional.

¿Y la Batalla de San Jacinto? Esta fue contra el Imperio Norteamericano y sus mercenarios. El jefe filibustero William Walker, traído por traidores del partido democrático-liberal y amparado bajo la ideología de la Doctrina Monroe, logra ganar suficiente estabilidad militar en Nicaragua, decide tomarse la nación y declararse presidente. Sus pretensiones, suprimir la religión católica, implementar el esclavismo e imponer el inglés como idioma oficial. Estas  codiciosas y expansionistas ambiciones, estaban apoyadas, por el Presidente Norteamericano Franklin Pierce y luego por su sucesor James Buchanan. De igual manera y con antelación, recibió financiamiento de la banca onerosa y de ambiciosos oligarcas de los Estados Sureños de la Unión, quienes venían desde 1809, expropiando, usurpando e invadiendo de norte a sur el territorio mejicano. Todos ellos, enmarcados en el providencial Destino Manifiesto, se confabularon por intereses financieros, con premeditación, alevosía y ventaja, para una vez obtenido el triunfo, encontrarse  en el Río Bravo y  anexar  a Méjico y a Centroamérica a los Estados Unidos.

Los nicaragüenses, ungidos por el coraje, la decisión y el patriotismo, en la defensa de la Soberanía e Integridad Nacional de Nicaragua, demostraron en la gloriosa Batalla de San Jacinto, que “la amenaza rubia arrogante” como llamó el General. José Dolores Estrada Vado al filibusterismo, no era invencible y podía ser derrotado. Así  lo comprobaron en la lucha y a riesgo de sus vidas, los sesenta Indios Flecheros de la comunidad Yucul de Matagalpa y así lo manifestó en los corrales, entre gritos y pólvora, la certera pedrada del Sargento. Andrés Castro Estrada, quien por justicia histórica, junto a Félix Rubén García Sarmiento y Augusto Nicolás Calderón Sandino, son en la actualidad, Héroes Nacionales, siendo  incluidos por sus ejemplos, méritos y glorias, en el digno y soberano preámbulo de la Constitución Política de la República de Nicaragua. El Guerrero Andrés, el Poeta Rubén y el Nacionalista Augusto, son actor y consecuencias de la Independencia y la Batalla. Ellos son parte del Cuerpo y Alma de nuestra Soberanía.

Sabemos que la suma de todas estas expresiones de Libertad Combativa, de Libertad Poética y de Libertad Patriótica, es lo que construye nuestra Identidad Nacional y nuestra Soberanía. Hoy creemos como Ciudadanos Libres, que la lucha organizada y consciente, emprendida por un pueblo colonizado para restablecer la Soberanía de su Nación, constituye la manifestación más plenamente cultural que existe. Por ello, la felicidad del Pueblo y la grandeza de la Patria, se fundan en la Justicia Social, la Independencia Económica y la Soberanía Política. Como República  Libre que hoy somos, iniciada por la Independencia y la Batalla y Constitucionalmente Soberana, a partir del 30 de Abril de 1838, defendemos el sagrado principio, que todos los países, sean grandes o pequeños, fuertes o débiles, deben de gozar de igualdad de derechos y que además, la  integridad  de cada uno de sus territorios, debe de ser respetada y nunca violada.

Como Profesionales y Estudiantes, debemos de tener como principio, que la Soberanía del Hombre y de la Mujer, está consciente y presente en la adquisición y dimensión de sus conocimientos. Para ser Soberano hay que saber. Pero esta sabiduría no debemos de entenderla como una Independencia Absoluta que nos ensoberbezca. Recordemos que los países se Independizan  para ser Estados Libres en Unidad Regional. ¿Y por qué es inadmisible la Independencia Absoluta en la persona? Porque para ser Independiente Absoluto habría que ser Autosuficiente, y nadie lo es. Nadie puede prescindir de los demás en forma permanente. Necesitamos de los otros, irremediablemente, de muchas y diferentes maneras. Sabemos por experiencia, que el mundo está lleno de gente que quiere recoger frutos de árboles que nunca sembraron. Nuestro deber como Independientes es enseñarles a sembrar. Siempre tengamos como máxima, que Socializar es Emprender para vernos crecer en los demás.

Debilidades como el egoísmo y la envidia, la soberbia y la arrogancia, no son atributos de la Soberanía en el Ser Humano. El conocimiento libera para liberar, no para esclavizar. Nuestros Héroes de la Independencia y la Batalla nos heredaron la Soberanía Nacional. Nosotros como héroes de nuestra propia vida, debemos de ser Ejemplo Individual, para independizar a quienes nos rodean y ser Ejemplo Social, para en comunidad alcanzar soberanía.  La Independencia y la Batalla nos enseñan, que la integridad humana se basa en la grandeza de los principios éticos, la bondad de los sentimientos y la dignidad de la conducta. También nos señalan, que los enemigos más habituales son la cobardía, el instinto de supervivencia que traiciona, el miedo a la verdad, el oportunismo a ultranza, la calumnia y los impulsos de corrupción.

Hoy, la Pluma y la Tinta no están disponibles para remarcar una nueva Acta de Independencia. ¡Somos Independientes! Hoy, la Hacienda y los Corrales no están siendo trincheras para defender la Soberanía. ¡Somos Soberanos! Por ello y luego de tantos ejemplos y lecciones que nos han dado, por un lado la Independencia en sus 196 años y por el otro la Batalla en sus 161 años; ¿Qué debemos proponernos para ser dignos herederos de tanto sacrificio? ¿Qué podemos hacer en este siglo XXI para ser Independientes y dar la Batalla? ¿Cómo aplicar a la vida tanto talento creador e innovador? Empecemos con  estos quince puntos:

  1. Concebir que la Independencia es Aprender y la Batalla es Emprender.
  2. Estar consciente de nuestras potencialidades, posibilidades y limitaciones.
  3. Ser creativos al pensar, propositivos al crear y perseverantes al construir.
  4. Asumir las dificultades como una oportunidad para comprender, aprender y crecer.
  5. Practicar la motivación y la tolerancia para edificar liderazgo frente a los demás.
  6. Ver la vida con criterio de pertinencia, objetividad científica y optimismo solidario.
  7. Rodearnos de personas positivas que propongan, compartan y construyan en unidad.
  8. En el ejercicio direccional o de equipo, no intentar saberlo todo y controlarlo todo.
  9. Ser condescendientes e inventivos ante los cambios que nos rodean y nos provocan.
  10. Ser tenaces en la ética como propósito de justicia y permanentes en la moral como principio de respeto.
  11. Afrontar las adversidades propias del desempeño con humor que contagie y decoro que dignifique.
  12. Buscar la ayuda de los demás para complementar ideas e implementar acciones.
  13. Confiar en nuestras capacidades como elementos vitales para construirnos y construir.
  14. Tener como Persona Visión de Persistencia y como Profesional Misión de Compromiso.
  15. Trabajar y Estudiar como si fuéramos a vivir para siempre, pero Vivir-Haciendo, como si fuéramos a morir mañana.

Estos quince puntos, como un “Saludo Emprendedor a las Fiestas Patrias”, son acciones que nos señala la Historia para ser Independientes y dar la Batalla. Porque si de algo debemos de estar seguros los nicaragüenses, es que la Patria no solo es la Bandera, no solo son los Poderes, no solo es el Himno, no solo es el Territorio. La Patria es esfuerzo creador y emprendedor, es sentimiento de la responsabilidad social, es sacrificio para servir y no servirse, es enriquecer con el estudio su Identidad Nacional, es inventar y reinventarnos para hacerla crecer, es respeto a la razón y es amor a la Libertad. Dejemos al Maestro Mágico Rubén Darío, darnos el mejor “Saludo Emprendedor a las Fiestas Patrias”, quien en su poema “Retorno”, de 1907, inspirado por el espíritu natural de la Independencia y la gesta heroica de la Batalla, define a los nicaragüenses, verso a verso, diciendo:

Pueblo vibrante, fuerte, apasionado, altivo;
pueblo que tiene la conciencia de ser vivo,
y que, reuniendo sus energías en haz
portentoso, a la Patria vigoroso demuestra
que puede bravamente presentar en su diestra
el acero de guerra o el olivo de paz”

 

Muchas Gracias.

 

Abel Garache Castellón
13 de Septiembre, 2017

No hay comentarios

Agrega tu opinión